Espectáculos

Diez muertos en intentos de saqueos en un barrio de Caracas

Diez muertos en intentos de saqueos en un barrio de Caracas

Este viernes, los vecinos recogían las barricadas de basura quemada y los vidrios y otros destrozos que dejaron los ataques a los negocios.

La Fiscalía confirmó, en un comunicado, "la muerte de 11 personas", con edades entre los 17 y 45 años, en los tiroteos, saqueos y enfrentamientos entre manifestantes y las fuerzas de seguridad, en El Valle, un populoso sector de barriadas humildes del suroeste de Caracas.

A través de su cuenta en Twitter, la Canciller informó que por órdenes del presidente Nicolás Maduro comenzó la evacuación del hospital para resguardo de los 54 niños que se encontraban en el hospital y de los trabajadores.

Camiones antimotines de la militarizada guardia nacional y la Policía dispersaron con gases pequeñas protestas de personas que colocaron barricadas de desechos en muchas esquinas del sector, lo que desató fuertes enfrentamientos. Uno de esos vehículos fue parcialmente incendiado con cocteles molotov que le lanzaron en medio de la oscuridad, según videos tomados por habitantes de la zona.

La oposición ha responsabilizado a colectivos armados chavistas de ser causantes de algunas de estas muertes, mientras que el Gobierno de Nicolás Maduro responsabiliza a la oposición. "Esos delincuentes quieren vender que Venezuela es un caos (y) el país está en calma", manifestó Freddy Bernal, dirigente del gobernante partido socialista, al referirse a la oposición.

El gobierno y la oposición se responsabilizan mutuamente de las víctimas mortales, que ya suman ocho desde que estallaron las protestas el 1 de abril, además de cientos de heridos y de detenidos, según la ONG Foro Penal. Once naciones latinoamericanas, la Unión Europea, la Organización de las Naciones Unidas y organismos como Amnistía Internacional han pedido al gobierno venezolano garantizar las protestas pacíficas.

El ambiente político se caldeó a fines de marzo luego que el Poder Judicial se arrogara prerrogativas del Parlamento dominado por la oposición, generando protestas en casa y llamados internacionales a respetar la democracia.

Maduro, cuyo mandato termina en 2019, asegura que la "derecha extremista venezolana" busca darle un golpe de Estado con el apoyo del gobierno de Donald Trump.

Según las encuestas, siete de cada diez venezolanos reprueban el gobierno, asfixiados por una severa escasez de alimentos y medicinas, y una inflación que el FMI estima en 720,5% este año, la más alta del mundo.