Global

Dos jóvenes murieron tras ser baleados durante protestas en Venezuela

Dos jóvenes murieron tras ser baleados durante protestas en Venezuela

Las manifestaciones opositoras fueron dispersadas con gases y balas de goma.

Ese proceso estuvo acompañado por la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) con los expresidentes de Panamá Martín Torrijos y de República Dominicana Leonel Fernández, así como por el ex jefe del Gobierno de España José Luis Rodríguez Zapatero y también por una representación del Vaticano.

Con respecto la solicitud de intervención extranjera, por parte de la derecha fascista, comunicó que Venezuela no acepta, ni aceptará jamás chantaje del Departamento de Estado Norteamericano, ni de sus títeres en América Latina: "Y todo lo que se tenga que hacer en la política nacional, lo deciden las instituciones, los venezolanos y las venezolanas en independencia", ratificó.

El presidente venezolano realizó este llamamiento al término de una marcha de miles de chavistas en apoyo a su Gobierno, que coincidió con una marcha opositora también multitudinaria que ha reclamado, entre otras cosas, la celebración de elecciones en el país.

"Estamos desmantelando el golpe de estado terrorista, estamos derrotando el golpe de estado violento, somos los vencedores de los violentos, somos los triunfadores de la paz y la democracia", indicó.

Con los casos de Moreno y Ramírez -que fueron confirmados por el Ministerio Público en sendos comunicados- suman ocho las víctimas fatales registradas en el contexto de las protestas contra el gobierno que vienen realizándose desde comienzos de este mes en Venezuela y que dejaron además cientos de heridos y detenidos.

Portando banderas venezolanas y camisetas blancas, los opositores se movilizaron por diferentes sectores y la principal autopista de la capital para tratar de confluir en la Defensoría del Pueblo, pero nunca pudieron llegar a la sede del organismo debido a que todos los accesos al centro de la ciudad habían sido bloqueados por los cuerpos de seguridad y las movilizaciones oficialistas.

"Yo estoy listo, les digo, mañana mismo, pasado mañana, a reunirme y verme la cara con los voceros de la oposición, a decirle otra vez sus cuatro verdades y a pedirle en nombre de millones y millones de hombres y mujeres de Venezuela que rectifiquen y que cesen su violencia y su golpismo", dijo Maduro.

Este miércoles, los adversarios de Maduro prometieron seguir en las calles de Venezuela para abogar por la separación de poderes, elecciones anticipadas, la liberación de un centenar de presos políticos y la apertura de un canal humanitario para aliviar la escasez de alimentos y medicinas.

En medio de la creciente tensión política Maduro anunció a inicios de semana que aumentará a 500.000 el número de civiles uniformados y que le entregará a cada uno un fusil, decisión que generó preocupación entre algunos gobiernos y entes internacionales.