Global

Oposición venezolana convoca nueva marcha tras protesta que dejó 3 muertes

Oposición venezolana convoca nueva marcha tras protesta que dejó 3 muertes

"Libertad", pero también insultos como "malditos" y "cobardes", gritaron manifestantes a los agentes.

La de este miércoles fue la continuación de manifestaciones contra el gobierno que desde el 4 de abril dejaron ocho muertos y cientos de heridos y detenidos.

En la jornada murieron un adolescente de 17 años en Caracas y una joven de 23 en San Cristóbal (ciudad fronteriza con Colombia) por disparos de encapuchados en motocicletas, según la Fiscalía.

Entre la noche del miércoles y la madrugada del jueves se registraron disturbios y saqueos en sectores como El Paraíso.

LAs manifestaciones fueron disueltas a punta de bombas lacrimógenas y no pudieron llegar a su meta: el centro de Caracas, bastión del chavismo, donde Maduro encabezó una concentración de seguidores, también multitudinaria pronunciando un discurso que está lejos de la realidad que atraviesa el país.

"Cansancio hay, pero tenemos que echarle bolas (ponerle coraje). Yo estoy dispuesto a salir a la calle todos los días", declaró a la AFP en la marcha Aquiles Aldazoro, universitario de 22 años.

El líder opositor Henrique Capriles convocó a una nueva manifestación para hoy en Caracas. "Nadie se rinde, nuestro deber es defender la Constitución", dijo.

Según la ONG Foro Penal, además de las víctimas mortales, decenas han resultado heridos y suman unos 600 detenidos en total en la ola de marchas de este mes.

"Mientras más fuertes sean las protestas, más fuerte será la represión", auguró el analista Diego Moya-Ocampos, del centro IHS Markit Country Risk (Londres).

La Unión Europea condenó los actos de violencia y llamó a una "desescalada" del conflicto. El presidente Mauricio Macri, de Argentina, lamentó "que no se haya atendido el pedido de la región de garantizar" las protestas pacíficas.

Instamos a las partes a dar pasos concretos para reducir las tensiones y la polarización y prevenir nuevos enfrentamientos, dijo el vocero.

Las protestas se desataron el 1 de abril, tras sentencias del máximo tribunal electoral, que retiró la inmunidad a los diputados y se adjudicó las funciones del Parlamento, único poder público controlado por la oposición.

La oposición culpa a Maduro y a sus ministros del descalabro, pero el sucesor político del fallecido Hugo Chávez asegura que es víctima de una "guerra económica" cuyo fin ulterior es desbancarlo.

Su aliado, el mandatario boliviano Evo Morales lo secundó acusando a Washington de planear el derrocamiento de Maduro, cuyo mandato termina en 2019.

Maduro dice querer pronto elecciones para derrotar a la oposición.

Siete de cada diez venezolanos reprueban su gobierno, cansados de la escasez y una brutal inflación que el FMI estima en 720,5% este año.

El analista Luis Vicente León opina que Maduro evita "a toda costa" unas elecciones.

La oposición afirma que a Maduro lo sostiene el apoyo de la cúpula de la Fuerza Armada, a la que le dio enorme poder económico y militar y que le ha ratificado "lealtad incondicional".