Espectáculos

Una estudiante es la segunda víctima fatal en Venezuela

Una estudiante es la segunda víctima fatal en Venezuela

Brigadas antimotines de la policía lanzaron gases lacrimógenos contra la protesta opositora que intentaba movilizarse desde el este de la capital hacia el territorio del centro, vedado por las autoridades y que fue finalmente ocupado por los chavistas.

En este sentido, aseguró que los asuntos que se deban atender en la política venezolana los decidirán las instituciones y sus ciudadanos "en autonomía, con independencia".

Esta movilización del centro de Caracas era una de las 26 de las convocadas por la oposición en la capital con la idea de que finalmente se unieran en una gran marcha que caminaría hasta la sede principal de la Defensoría del Pueblo, ubicada cerca del lugar del suceso.

Cientos de personas se han manifestado contra el gobierno chavista en los últimos días en varias ciudades de Europa y América, como este miércoles en Madrid.

Los partidarios del mandatario venezolano también salieron a las calles.

"Los soldados y policías de Venezuela deberían desacatar la orden de la dictadura, frenar cualquier acción de ataque al pueblo de Venezuela, notificarle a la dictadura que el Ejército no está para reprimir al pueblo en su nombre, sino para defender (.) la democracia", dijo Uribe, que acudió a la manifestación rodeado de parte de la cúpula de su partido, el Centro Democrático.

Maduro activó un operativo militar y policial para "derrotar el golpe de Estado", del que acusa a la "derecha apátrida venezolana" y a Estados Unidos, lo que fue considerado por la oposición como una medida intimidatoria y de represión. Durante sus cuatro años de mandato Maduro ha denunciado más de una docena de complots.

La ola de protestas deja cinco muertos, decenas de heridos y más de 200 detenidos.

"Estamos desmantelando el golpe de Estado terrorista (.) El Plan Zamora ha dado resultados", señaló al felicitar al ministro de Defensa, general Vladimir Padrino López, y a la Fuerza Armada.

Los opositores volvieron a la calle el 1 de abril luego de que el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) asumiera las competencias del Parlamento -único poder público controlado por la oposición-, desatando una protesta diplomática internacional que dos días después lo hizo dar marcha atrás. Aunque los fallos fueron revertidos no han cesado las protestas contra el gobierno.

También solicita la liberación de los dirigentes presos, la celebración de elecciones generales anticipadas y la apertura de un canal humanitario contra el desabastecimiento de medicinas.

En medio de la creciente tensión política Maduro anunció a inicios de semana que aumentará a 500.000 el número de civiles uniformados y que le entregará a cada uno un fusil, decisión que generó preocupación entre algunos gobiernos y entes internacionales.