Global

La era de la paciencia ha terminado: Pence

La era de la paciencia ha terminado: Pence

El Gobierno de Corea del Norte acusó a Estados Unidos de estar empujando a la península coreana hacia la guerra y avisó de que está preparada para responder a cualquier acción militar estadounidense. En este sentido, el vicembajador del país asiático ha advertido que el aumento de las tensiones han creado una situación "en la que una guerra nuclear podría estallar en cualquier minuto".

Estados Unidos no descarta ninguna opción frente a Pyongyang, dijo este lunes el vicepresidente estadunidense Mike Pence durante una visita a Panmunjom, la localidad fronteriza entre Corea del Sur y del Norte, un día después de que Pyongyang efectuó una prueba de misil fallida.

El funcionario dijo que el presidente Trump ha dejado claro que no quiere hablar sobre tácticas militares específicas.

Contrariamente a varias resoluciones de la ONU, Corea del Norte está trabajando en el desarrollo de misiles de largo alcance con cabeza nuclear.

El vicepresidente norteamericano recordó los últimos dos bombardeos ordenados por EU en Siria y Afganistán, "estas dos últimas semanas, el mundo ha sido testigo de la fuerza y determinación de nuestro presidente".

"El imprudente accionar de Estados Unidos para invadir la RDCN han alcanzado una fase importante", dijo Kim, quien agregó que su país hará "a Estados Unidos enteramente responsable por las catastróficas consecuencias derivadas de este indignante comportamiento".

"Corea del Norte haría mejor en no poner a prueba su determinación, o la potencia de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos en esta región”, añadió Pence junto al primer ministro y presidente surcoreano en funciones, Hwang Kyo-Ahn".

Pence advirtió de que la "era de la paciencia estratégica" de Washington con Pyongyang "se acabó" con la llegada de Trump a la Casa Blanca, y después de que en el último año el régimen norcoreano realizara "dos pruebas nucleares ilegales".

Washington se ha apoyado en China, el principal aliado de Corea del Norte, para presionar a Pyongyang para que reduzca sus ambiciones nucleares.

Crítica. Kim criticó además una reunión del Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) convocada por EE.UU. para el próximo 28 de abril, con el fin de abordar la situación en Corea del Norte.