Global

Temer dice que no renunciará pese a investigación en Brasil

Temer dice que no renunciará pese a investigación en Brasil

Las revelaciones provocaron un caos político en Brasil, con tres pedidos de juicio contra Temer y la amenaza de que parte de los partidos políticos de coalición gubernamental retiren su apoyo al mandatario, mientras la Bolsa de Sao Paulo y la moneda brasileña se hundieron.
Esta tarde, Temer realizó su primera alocución pública para defenderse de las acusaciones y negar cualquier irregularidad, en un breve discurso televisado en el que el mandatario apareció visiblemente contrariado y defendió su labor para reactivar una economía en recesión.

"Una grabación clandestina trajo de nuevo el fantasma de la crisis política", lamentó Temer antes de advertir: "El inmenso esfuerzo (.) se puede volver inútil".

"No podemos tirar a la basura de la historia tanto trabajo en pro del país", reclamó el mandatario, del conservador PMDB que, al mantenerse en el poder, conserva su fuero que le evita ser juzgado por la más diligente justicia ordinaria.

Temer, supuestamente fue grabado por un empresario cuando daba aval al pago de sobornos para comprar el silencio del expresidente de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha, y a su operador monetario, ambos en prisión en el marco de la operación "Lava Jato" que investiga una red de sobornos para obtener contratos en la estatal Petrobras.

De hecho, exigió al STF una investigación "plena y muy rápida" para probar que no tuvo "ningún involucramiento" con los hechos que se le reprochan.

Freire ocupaba el cargo de ministro de Cultura, tras la renuncia el pasado 19 de noviembre de Marcelo Calero, quien acusó al exministro ministro de la Secretaría de la Presidencia, Gedder Vieira Lima, de haber ejercido presiones irregulares para resolver un asunto personal y posteriormente declaró ante la Policía Federal que el Jefe de Gobierno avalaba el tráfico de influencias y presiones ilegales por parte del funcionario de su gabinete.

"Pero en las calles, miles de personas marcharon ayer en Sao Paulo y Río al grito de "¡Fora Temer!" y también de elecciones "¡Directas ya!", una consigna que movilizó masivamente a los brasileños al finalizar la dictadura militar (1964-1985). La agitación judicial, política, social y económica genera todo tipo de especulaciones sobre el desenlace de esta crisis fulgurante.

Aunque Temer anunció que no dimitirá, muchos se preguntan qué podría pasar en caso de que el STF lo condenara más rápidamente de lo esperado o de que el mandatario sufriera un juicio político como el que Cunha y él impulsaron un año atrás contra Rousseff.

La Corte Suprema le retiró el mandato a Neves como senador, quien posteriormente renunció a la presidencia de su formación. Una perspectiva preocupante, dado el elevado número de legisladores bajo sospecha de corrupción.