Global

Brasil: Temer otra vez en el banquillo

Brasil: Temer otra vez en el banquillo

"Tratándose de un político con influencia en el escenario nacional, hasta hace poco tiempo asesor de Temer y persona de su más estricta confianza (.) se revelan insuficientes para su persona medidas de vigilancia que reemplacen a la prisión", manifestó el juez.

En el proceso que se llevará a cabo en el TSE se analizarán las acusaciones sobre el eventual financiamiento ilegal y abuso de poder económico de la campaña de la ex mandataria Dilma Rousseff y de Temer, quien era el vicepresidente en la fórmula presentada en 2014 por el entonces oficialismo para ocupar la primera magistratura brasileña, denuncias hechas por el opositor Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB).

La reacción no se hizo esperar y la oposición y algunos aliados del poderoso Partido del Movimiento Democrático de Brasil (PMDB), que lidera Temer, se lanzaron a pedir su renuncia o la apertura de un proceso de "impeachement" (juicio político con fines de destitución).

El presidente encabezó ayer una reunión con motivo del Día Mundial del Medio Ambiente y aprovechó para dar rango de ley a los compromisos contraídos por Brasil con el Acuerdo de París.

El caso está catalogado como Acción de Investigación Judicial Electoral (Aije) 194358 se refiere a unas supuestas "donaciones" que recibió la campaña de Rousseff y Temer de empresas implicadas en los escándalos destapados en la estatal Petrobras.

El propio Fachin aceptó la solicitación de la defensa de Temer.

El caso en la justicia electoral es uno de los frentes jurídicos que acorralan al gobernante, también investigado por el Supremo por los supuestos delitos de corrupción, obstrucción a la justicia y asociación ilícita.

Si hubiera una sentencia condenatoria, Temer permanecería en el poder hasta que sean juzgadas todas las apelaciones previstas en la ley, que comienzan en la corte electoral y acaban en el Tribunal Supremo, que daría la última palabra tras un engorroso proceso.

La investigación penal fue solicitada por la Fiscalía tras la divulgación de una grabación aportada por un empresario acusado de corrupción que colaboró con la Justicia a cambio de una reducción de su condena.

La expresidenta niega cualquier irregularidad y pide la anulación del juicio, mientras que Temer exige además que se juzguen las cuentas de campaña por separado con el argumento de que la suya fue limpia.

En ese caso asumiría la presidencia de forma temporal el presidente de la Cámara de Diputados, Rodrigo Maia, que tendría 30 días para convocar una elección indirecta; así pues, los parlamentarios deberían elegir a un sustituto que gobernara el país hasta las elecciones de octubre de 2018.