Global

No satisface a todos cambio de política de Trump hacia Cuba

No satisface a todos cambio de política de Trump hacia Cuba

En el Teatro Manuel Artime de Miami, un lugar que lleva el nombre de uno de los líderes de la brigada 2506 de bahía de Cochinos, cuyos veteranos le ofrecieron a Donald Trump su respaldo en octubre pasado, el presidente de Estados Unidos anunció la revisión de la política de Barack Obama hacia Cuba.

Sobre los viajes regulares a Cuba, la nueva política no afectará la forma en que las personas sujetas a la jurisdicción de Estados Unidos pueden comprar sus pasajes aéreos para viajar al país, de conformidad con las 12 categorías de viajes autorizadas.

Consideró que un "estilo arrogante en el trato con Cuba no tiene futuro, como han demostrado los acontecimientos del último medio siglo", tras reiterar la "inquebrantable solidaridad" de Moscú con La Habana, según la agencia rusa de noticias Sputnik.

Por otro lado, el canciller aseveró que 'Cuba rechaza enérgicamente las nuevas medidas que endurecen el bloqueo, lo que denunciaremos en la próxima Asamblea General de las Naciones Unidas, y en todos los foros internacionales, por injusto, inhumano, genocida y violatorio del Derecho Internacional y de la soberanía de otros países'.

Para Rusia este cambio de rumbo demuestra que "el discurso anticubano todavía es muy popular", indicó la cancillería. Sin embargo, Trump mantuvo sin cambios varias de las iniciativas de Obama, incluyendo la reabierta embajada estadounidense en La Habana, a pesar de que buscó mostrar que estaba cumpliendo con su promesa de campaña de adoptar una postura más dura hacia Cuba.

Así, entre lo dictado se establece que queda prohibido los viajes de turismo de los estadounidenses hacia Cuba, también se plantean restricciones para las operaciones comerciales a empresas cubanas ligadas a las Fuerzas Armadas.

En un nuevo intento por desmontar el legado de su antecesor (ya lo hizo con el Obamacare y el Acuerdo de París, entre otros asuntos), el mandatario dijo que "cambiará significativamente la política estadounidense hacia Cuba".

"Por nada más que un retroceso parcial, Trump nos ha vuelto a convertir en el malo de la película", opinó ya el jueves Ben Rhodes, el asesor de Obama que fue en la sombra el gran artífice de la política de acercamiento a Cuba.

En cuanto a las personas que ya tengan programados viajes a Cuba, siempre que el viajero ya haya completado al menos una transacción relacionada con el viaje dentro de las normas vigentes, antes del anuncio del Presidente, tales como comprar un vuelo o reservar alojamiento, todas las demás transacciones pendientes para ese viaje serán autorizadas, sin importar que el viaje se complete antes o después de las nuevas regulaciones que emita OFAC.

Pero las medidas que pone en marcha no se corresponden con la "cancelación" que anunció de la política de Barack Obama.

El jefe de la diplomacia de la nación caribeña estimó que esa política anunciada por Trump es absolutamente insostenible en el tiempo.

Más de un cuarto de millón de estadounidenses visitó la isla en los primeros cinco meses de 2017, lo que representó un crecimiento de 145% frente a igual período de 2016, informó el miércoles un portal cubano citando fuentes oficiales.