Global

Un hincha falleció tras una brutal agresión en Brasil

Un hincha falleció tras una brutal agresión en Brasil

Esta tarde un aficionado murió y otros siete resultaron heridos en una pelea entre hinchas de los clubes Coritiba y Corinthians, horas antes del partido que iban a disputar por la octava fecha del Campeonato Brasileño. El Corinthians, líder, visitó al Coritiba, que ocupa la tercera plaza.

Los locales, que se mantuvieron en el tercer lugar en la clasificación pese a la derrota, dominaron el primer tiempo y por poco abrieron el marcador en diferentes jugadas de Henrique Almeida, Rildo y Jonas, pero se estrellaron con un portero Cassio muy seguro y que salvó al Corinthians de un revés en Curitiba.

El Santos cedió hoy un empate sin goles frente al Ponte Preta por la octava jornada del Campeonato Brasileño y, estacionado en el quinto lugar, perdió la oportunidad de acercarse al Corinthians, el puntero invicto.

Un seguidor del cuadro paulista fue hospitalizado con graves fracturas y traumatismo craneal, lo que ocasionó su muerte, según confirmó la Policía Militarizada del estado de Paraná, así como el equipo. Incluso el comisario responsable del caso, Clovis Galvao, llegó a dar por muerto al herido de gravedad, sin embargo, rectificó posteriormente dicha información.

La fecha también tendrá el domingo el clásico carioca en el legendario estadio Maracaná entre el Flamengo, undécimo con diez puntos, y el Fluminense, décimo con las mismas unidades.

La derrota, por su parte, dejó al Avaí hundido en el último lugar de la clasificación, con sólo cinco puntos en ocho partidos, que dejan al club de la ciudad de Florianópolis seriamente amenazado con regresar a la segunda división, de la que ascendió el año pasado. El Palmeiras (10), vigente campeón brasileño y que comenzó la Liga de este año con bastante irregularidad, cosechó este domingo su primera victoria como visitante, con un triunfo por 2-4 en casa del BahÃa (10), con lo que finalmente salió de los últimos cuatro lugares en la clasificación, que son castigados con el descenso.

La barbarie se apoderó, ahora, del fútbol brasileño.