Espectáculos

"Mateus Uribe quiere jugar en el América" — Miguel Herrera

Así lo confirmó el propio Miguel Herrera, director técnico de las Águilas, quien analizó las posibilidades de incorporar al mediocampista de Atlético Nacional de cara a lo que será el Apertura 2017 de la Liga MX.

"Realmente el balón parado ha sido nuestro Talón de Aquiles toda la pretemporada, hoy cometimos una falta sin ton ni son en el penal y después nos faltaron los argumentos para darle vuelta a la página", explicó.

"Debemos jugar en conjunto aprovechando los costados, estar más concentrados, más atentos; mejorar en jugadas a balón parado porque cuando están cerrados los partidos estas jugadas se vuelven armas importantes", declaró tras perder por 2-0. Pero no fue suficiente ante un equipo del Jimmy Lozano, mucho más trabajado y que sin ser arrollador pudo llevarse una cómoda victoria. La falta de concentración de la defensa fue una de las causas que propiciaron el primer fracaso de la temporada de Herrera.

Dijo que la afición está en su derecho de exigir todos los días victorias del equipo, como sucedió este domingo en Los Ángeles.

"Es el nombre que se ha tirado, pero hemos preguntado en otros lugares, el muchacho ha manifestado que quiere venir al América, pero avanzado realmente no hay nada", sentenció.

"Nuestra obligación es ganar cualquier torneo y si no lo conseguimos fracasamos". Las llegadas que tenemos y situaciones que generamos tenemos que tratar de terminarlas.

"No voy a tomar una decisión con la cabeza caliente después de un partido. Hay que sentarse tranquilo y pensar bien las cosas y sentarse con la directiva para ver qué es lo que sigue y lo que podemos traer si traemos algo", agregó. Hasta el momento, el América cuenta con doce jugadores no formados en México: Agustín Marchesín, Bruno Valdez, Miguel Samudio, Pablo Aguilar, Renato Ibarra y Cecilio Domínguez, así como Christian Paredes, Gerson Torres, Guido Rodríguez, William da Silva, Silvio Romero y Darwin Quintero. Si hubiera visto la pelota, la hubiera dejado pasar, porque la pelota ya se iba.