Tecnología

Un cráneo de 13 millones de años revela el ancestro común

Un cráneo de 13 millones de años revela el ancestro común

CRÁNEO. "Alesi" tenía un año y cuatro meses cuando murió.

La criatura a la que pertenece el cráneo no está relacionada con los simios vivos y los seres humanos, pero pudo haber sido similar a nuestro ancestral extinto.

Alesi probablemente era físicamente parecido a un gibón, pero algunos rasgos eran más cercanos a los homínidos. Nuestra especie, el homo sapiens, surgió aproximadamente hace unos 300 mil años en África. El recién descubierto fósil de los simios, apodado Alesi por sus descubridores y conocido por su número de museo KNM-NP 59050, proviene de un período de tiempo crítico en el pasado africano. Según el estudio que publica este miércoles la revista Nature, el hallazgo fue realizado en 2014 por un equipo internacional de científicos en la zona de Napudet, al oeste del lago Turcana (norte de Kenia).

Por lo tanto, el nuevo cráneo completa parcialmente la brecha en el árbol evolutivo de nuestros antepasados.

Los científicos utilizaron un equipo extremadamente sensible de imágenes de rayos X y en 3D del sincrotón de Grenoble (Francia) para visualizarl el interior de cráneo que tiene el tamaño de un limón.

"Hemos podido revelar la cavidad cerebral, los oídos internos y los dientes adultos no erupcionados con su registro diario de líneas de crecimiento", dijo Paul Tafforeau de la Instalación Europea de Radiación de Sincrotrón. Son precisamente los dientes los que también indican que el espécimen pertenecía a una nueva especie, bautizada Nyanzapithecus alesi. "Hasta ahora, todas las especies de Nyanzapithecus sólo se conocían a través de los dientes y era una cuestión abierta si eran o no monos", señala John Fleagle de la Universidad Stony Brook.

"Es importante destacar que el cráneo ha desarrollado completamente los tubos óseos, una característica importante que lo vincula con simios vivos", añadió Ellen Miller de la Universidad Wake Forest. Sin embargo, el órgano del equilibrio dentro del oído interno es diferente del de los gibones y sugiere que la especie de Alesi se trasladaba por los árboles con más cautela y tenía brazos más cortos.

"Esto da la impresión inicial de que es un gibón extinto", observa Chris Gilbert de Hunter College, Nueva York. "Sin embargo, nuestros análisis demuestran que esta apariencia no se encuentra exclusivamente en los gibones, sino que evolucionó varias veces entre monos extintos, monos y sus familiares".

Por su parte, el autor principal del estudio, Isaiah Nengo, detallaó que los primates de ese colectivo habrían vivido en África hace 10 millones de años, formarían un grupo cercano al que originó los humanos y simios actuales y confirmaría que su origen "es africano". Se estima que el cráneo podría responder a una antigua pregunta sobre el origen del linaje que derivó en seres humanos y simios modernos como los chimpancés, gorilas, orangutanes y gibones, que indicaría que su ancestro común evolucionó en África y no en Eurasia.