Financiera

La Cepal pronostica que economía boliviana crecerá un 4% este 2017

La Cepal pronostica que economía boliviana crecerá un 4% este 2017

Bolivia crecerá este año un 4% y para 2018 también expandirá su economía en ese porcentaje, manteniéndose como uno de los países de América Latina y el Caribe con los mejores indicadores, informó este jueves la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) al dar a conocer las revisiones de las proyecciones de crecimiento económico presentadas en julio pasado.

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) actualizó sus previsiones y la región tendría en 2018 la mayor tasa de crecimiento desde 2013.

Nicaragua, con una expansión del productor interno bruto (PIB) del 4,5 % tanto para este 2017 como para el 2018 queda segunda en la tabla, seguida de Costa Rica con 3,9 % este año y 4 % el próximo. En contraste, la economía venezolana se contraerá 8.0% a diciembre y caerá 4.0% el año siguiente.

El organismo destaca en su informe que, "como ha sido característico en los últimos años, la dinámica del crecimiento mostraría diferencias entre países y subregiones".

Para las economías de Centroamérica por su parte, se espera una tasa de crecimiento del 3,4 por ciento para este año y del 3,5 por ciento para el 2018.

Al igual que Bolivia, Paraguay liderará el crecimiento éste y el próximo año con un 4 por ciento, seguido por Uruguay, con el 3 por ciento y el 3,2 por ciento, respectivamente.

"La capacidad de los países de la región para generar un proceso de crecimiento económico más dinámico y sostenido en el tiempo depende de los espacios para adoptar políticas que apoyen la inversión, lo que será fundamental para aminorar los efectos de choques externos y evitar consecuencias significativas en el desempeño de las economías en el mediano y largo plazo", indicó la Cepal.

Para 2018 sin embargo, se prevé un aumento del dinamismo con una tasa de crecimiento del 1,9 por ciento, influida en algunos casos por la reconstrucción así como un contexto global algo más dinámico en términos de crecimiento y comercio internacional.

En este contexto, potenciar la inversión tanto pública como privada resulta esencial, así como la diversificación de la estructura productiva hacia una con mayor valor agregado e incorporación de tecnología y conocimiento.