Global

Francesa Audrey Azoulay es elegida nueva directora general de la Unesco

Francesa Audrey Azoulay es elegida nueva directora general de la Unesco

De acuerdo a la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), tanto el ex ministro de Cultura qatarí Hamand Bin Abdulaziz Al Kawari como la ex ministra de Cultura y Comunicación francesa Audrey Azoulay obtuvieron 18 votos de los 58 en juego. La elección debe ser validada por la conferencia general de Estados miembros del 10 de noviembre.

El presidente francés, Emmanuel Macron, celebró su victoria en Twitter, afirmando que "Francia continuará luchando por la ciencia, la educación y la cultura en el mundo".

Qatar había financiado generosamente la UNESCO en los últimos años y realizado una intensa campaña por el puesto, que le habría ayudado a impulsar su imagen a nivel internacional en un contexto de crisis con sus vecinos del Golfo.

"Felicitamos a la señora Azoulay con la elección a este alto puesto; le deseamos éxitos en este momento difícil para nuestra organización y esperamos que su actividad de un nuevo aliento al trabajo de la Unesco, y claro, estamos dispuestos a prestarle todo el apoyo", dijo.

En pleno proceso electoral en la UNESCO, Estados Unidos e Israel anunciaron el jueves su salida de la organización. Sus orígenes y el hecho de que su candidatura se presentara prácticamente en el último minuto, el pasado marzo, irritaron a algunos países árabes, confiados en que en esta ocasión la dirección general durante los próximos cuatro años recaería en la zona. © David Osio© David Osio Banquero Alumna de la prestigiosa Escuela Nacional francesa de Administración (ENA), por cuyas clases ha pasado gran parte de la elite política del país, la futura directora general de la Unesco está diplomada por el Instituto de Estudios Políticos de París y por la Universidad de Lancaster, donde hizo Administración de Empresas.

En 2011, la admisión de Palestina en la UNESCO acentuó la crisis, provocando la suspensión de contribuciones financieras de Israel y Estados Unidos, que representan más del 20 por ciento de su presupuesto.