Global

Luis Murat: La cuarta ronda

Luis Murat: La cuarta ronda

Cientos de negociadores, oficiales de gobierno y representantes de lobbys se han reunido en un hotel de Arlington, un suburbio en las afueras de Washington en la otra orilla del río Potomac, los equipos de los tres países socios del también llamado TLCAN abordarán más de dos decenas de temas.

La ronda cuatro de conversaciones para la renegociación el TLCAN comenzó este miércoles con el anuncio de que los tres países llegaron a un acuerdo para cerrar el capítulo de competencia, anunció Estados Unidos, anfitrión de esta fase. Más tarde agregó: "Se han logrado cosas positivas en las negociaciones, pero lo mejor sería continuar en el Tlcan solamente con Canadá".

Pasados los días, Trump continuó hablando como si no se hubiera enterado de la afirmación de Peña Nieto, "se hizo el sueco" y espero, como zorro que es en materia de negocios, el momento oportuno para presionar y en efecto la cuarta ronda lo es, y lo está aprovechando con sus acostumbradas fintas.

Reiteró que nuestro país no pagará por el muro fronterizo.

Las fuentes mexicanas cercanas a la negociación tildan la propuesta, una de las primeras que Estados Unidos, pone encima de la mesa, de "muy negativa".

La cuarta ronda, que se inició ayer, será definitoria debido a los temas que tratarán como son las reglas de origen, el capítulo 19 del Tlcan y los temas que mencionamos en un principio: corrupción y energía.

Estados Unidos, México y Canadá lograron ya completar los capítulos relacionados con las pequeñas y medianas empresas, así como el de competencia, durante las tres rondas previas celebradas alternadamente en las capitales de los tres países.

De optar por ese camino, México mantendría el intercambio comercial con Canadá como hasta ahora.

El primer ministro canadiense (izquierda), en ruta a nuestro país, se entrevistó con Donald Trump ayer.

Por último, una carta de advertencia fue enviada al presidente Trump por 310 cámaras y organizaciones de comercio estadounidenses, en la cual le piden que no dañe el tratado comercial y que, además, retire su advertencia de que "lo mejor para Estados Unidos es salirse del tratado comercial".

Por los tiempos electorales de México, la renegociación del TLC es lo más apremiante para los norteamericanos, en contra del tiempo se han tenido que llevar a cabo las mesas de trabajo por sector y revisar los pros y contras de cada acción; el año fiscal de los Estados Unidos es de septiembre a septiembre, lo cual nos permite tener unos meses para poder hacer estos ajustes en nuestro esquema tributario que nos permita 1. Decisión que, por cierto, no la tomaría el presidente Trump, sino la Suprema Corte de Justicia.